sábado, 14 de marzo de 2009

El maltrato hacia los animales

¿Sabía que la crueldad hacia los animales y la violencia humana tienen una relación directa?

¿Que el niño que golpea o tortura un animal podría crecer y herir y hasta matar un ser humano?

¿Que el padre que le mete una patada al perro podría estar golpeando a su esposa e hijos?

¿Que el niño que lastima un animal posiblemente ya es testigo de actos de violencia y maltrato en su familia?

El número de criminales con historial de maltrato de animales es tan alto que el FBI señala la crueldad contra los animales como una característica típica para identificar jóvenes sospechosos con potencial en convertirse en criminales en un futuro. La crueldad intencional (a propósito) contra los animales es motivo de preocupación porque es una señal de problemas psicológicos.

La Asociación Psiquiátrica Americana considera el maltrato de animales como uno de los diagnósticos para determinar desordenes de conducta. También nos indica que la persona ya ha estado expuesta a cometer actos de violencia. Durante los últimos 25 años, estudios en psicología, sociología, y criminología han demostrado que criminales frecuentemente en su niñez y adolescencia tienen serios y repetidos historiales de maltrato hacia los animales.

¿Por qué sería alguien cruel con los animales? Hay muchas razones. El maltrato hacia los animales es comúnmente cometido por personas inseguras con el auto estima bajo. Estas se sienten sin poder y bajo el control de otros. El motivo podría ser para intimidar, amenazar, asustar, ofender o rechazar las reglas de la sociedad. Algunas personas que son crueles con los animales están copiando acciones que han visto y aprendido de niños o están siendo abusados por algún familiar. La mayoría de las personas que abusan de los animales son adolescentes o jovenes adultos masculinos con un autoestima bajo, con pocas amistades y con malas notas académicas, aunque niños tan jóvenes como de 4 años también han maltratado animales.

Con todo esto presente es hora de tomar en serio la crueldad contra los animales. Es nuestra responsabilidad enseñar a los niños que el maltrato hacia los animales es incorrecto y que debemos respetar todo lo que posea vida. Si usted permite que su niño maltrate a un animal, mate un lagartijo o pajarito, por ejemplo, le enseñará que matar está bien y, por consiguiente, que es valido faltar el respeto a la vida, desarrollándose en tendencias agresivas hacia los seres vivientes indefensos. Es importante que con mucha ternura ayude a desarrollar la sensibilidad en los niños y que los corrija cuando intenten maltratar a un animal, enseñándoles así que tal comportamiento nunca es aceptable. Recuerde el viejo refrán “Más vale prevenir que tener que remediar” cuando eduque a su niño y enséñele la regla de oro “Nunca le hagas algo ha alguien que no quisieras que te hicieran a ti”.

Publicar un comentario