sábado, 31 de enero de 2009

El Viaje

Achavan vivía lejos, a mas de una hora de Buenos Aires.
Cada mañana Acha subía al ferrocarril de las nueve para irse a trabajar. Subía siempre al mismo vagón y se sentaba en el mismo lugar.
Frente a él viajaba una mujer. Todos los días, a las 9:25, esa mujer bajaba por un minuto en una estación siempre la misma, donde un hombre la esperaba parado siempre en el mismo lugar.La mujer y el hombre se abrazaban y se besaban hasta que sonaba la señal de salida.Entonces ella se desprendía y volvía al tren.
Esa mujer se sentaba siempre frente a él, pero Acha nunca le escucho la voz.
Una mañana ella no vino y a las 9:25 Acha vio, por la ventanilla, al hombre esperando en el andén. Ella nunca más vino. Al cabo de una semana, también el hombre desapareció.

Eduardo Galeano (Dias y noches de amor y guerra)
Publicar un comentario